Jonathan Menkos. Candidato a la vicepresidencia del Movimiento Semilla es probablemente el único que está trayendo a la mesa esta conversación tan necesaria en estos tiemppos. Tal y como publicó Asociación La Familia Importa, en un artículo del 6 de marzo de 2019, “No es ningún secreto que Menkos tiene una postura a favor del aborto durante el primer trimestre del embarazo de la mujer, (de la semana 1 hasta el final de la semana 12).” Lo cual hace a Jonathan Menkos Zeissig, vicepresidenciable del Partido Movimiento Semilla, y dupla de Thelma Aldana, el primer aspirante a un cargo de elección popular en Guatemala abiertamente a favor de la despenalización, y quizá legalización, del aborto.

En una columna escrita por Menkos Zeissig para Prensa Libre, el 22 de agosto de 2017, el economista asegura que “(…) el Estado debe garantizar con recursos humanos, materiales y financieros el acceso universal a educación científica e integral en materia sexual y reproductiva, a servicios de planificación familiar y salud materna, así como la atención sanitaria y sicológica del embarazo, del aborto y del parto. El aborto inducido durante el primer trimestre debe integrarse a las políticas públicas”.

Guatemala se ha caracterizado por ser un país conservador en cuanto a temas de derechos sexuales y reproductivos, entre los cuales generalmente se discute el aborto. Por esta razón, la postura personal de Menkos Zeissig llega como una propuesta bastante progresista para el electorado. El Partido Movimiento Semilla ha reiterado que el tema de la despenalización y/o legalización del aborto, no es parte de su propuesta de gobierno. Sin embargo, tener en sus filas a personas como Menkos Zeissig, aspirante a la vice presidencia, así como a miembros de la ONG Humanistas Guatemala, quienes constantemente se han mostrado públicamente a favor del aborto, hace del Partido Movimiento Semilla una opción para el votante guatemalteco de ideología progresista.

Los argumentos que rodean la posible despenalización o legalización del aborto en el país, que son dos cosas completamente distintas, son cuando está en riesgo la vida de la madre, la inviabilidad fetal y los embarazos por violación, generalmente vinculados a las altas cifras de embarazos en niñas y adolescentes.

Guatemala es de los pocos países en donde todavía existen prohibiciones alrededor del tema del aborto y los derechos sexuales reproductivos, y Jonathan Menkos pareciera ser una opción para que esa situación cambie. Aunque, en la actualidad, no ha manifestado su postura como parte de un binomio presidencial, tampoco ha desmentido o rectificado sus palabras en la columna que escribió para Prensa Libre hace dos años.